Cuando los sueños se cumplen (especial Día del Libro)

La-muñeca-de-porcelana-3INTRODUCCIÓN

Nunca podré olvidar tu mirada angelical. Después de tantos años, sigue clavándose en mí cada vez que miro esa foto tuya que me observa desde el lado derecho de mi escritorio. Sigo sintiendo con absoluta intensidad cómo me cautivabas con tu luz. Ahora, tu cara embruja mis sueños, que ya nunca me traen paz, ni calma, ni descanso.

Ser escritora iba a significar cumplir un sueño, iba a ser una bendición y una recompensa. Pero lo habría dado todo por no llegar hasta aquí. Escribo, incansable, tan harta de estar aquí, en esta situación, mientras siguen sangrando las heridas que no parecen curarse. El dolor es mucho más real que cualquier otra sensación que pueda visitarme ocasionalmente. Puede que una parte de mí se niegue a dejarte marchar, que sienta que, mientras te recuerdo, seguirás aquí. Yo sigo sintiéndote. Pero a la vez, estoy tan sola… Dicen que el tiempo lo cura todo. Pues yo os diré que el tiempo tampoco es omnipotente, hay demasiadas cosas que no puede borrar.

Recuerdo cómo tu luz cambió. Recuerdo cómo llorabas y yo te secaba las lágrimas con mi mano. Recuerdo cómo chillabas de terror, cuando te diste cuenta por fin de lo que estaba pasando, de que no ibas a mejorar, que todo iba a ir a peor, cómo avanzabas hacia un aciago desenlace.

Yo me quedaba contigo siempre para que no estuvieras sola. Te leía las historias que escribía, en las que la protagonista siempre eras tú. Aún te los recito de memoria, en voz baja, cada noche, cuando intento descansar. Aún sigo contigo. Y, a la vez, sigo estando tan sola… atada a esta insoportable existencia que solamente puedo aliviar pensando en ti, escribiendo sobre ti y recordándote con todos y cada uno de los gestos que realizo. Mi vida es sólo para ti. Escribo, porque es la única manera que tengo de hacerte inmortal.

La gente dice que es fácil seguir adelante. Pero tu voz se llevó consigo mi cordura. ¿O tal vez sigues aquí? Tal vez, a pesar de todo, estás conmigo, me observas y me ayudas. Me ves triste, hundida en el dolor y tratas de reconfortarme, inspirándome y recordándome que mi sueño era éste. Escribir, triunfar. La sala llena de gente importante que va a inundar, dentro de muy poco, la presentación de mi primer libro. Un libro que sólo habla de ti.

Iris dejó de escribir para sumirse en un desconsolado sollozo. Hundió la cabeza entre los brazos y, después, lentamente, alzó la vista para mirar la foto que estaba a la derecha de su mesa de trabajo. Aquella luz, aquella mirada. Seguía allí. Una ráfaga de aire helado cruzó su cuerpo e hizo que se estremeciera. La mujer se secó las lágrimas, respiró profundamente. Ojalá su sueño no se hubiera cumplido. Nunca habría escrito aquel prometedor manuscrito si la tragedia no las hubiera elegido a ellas. Ojalá fuera una aspirante a escritora, fracasada y amargada, pero acompañada por aquel amor tan maravilloso. Ahora, sólo escribía por ella. Para recordarla.

Iris tomó una nueva hoja de papel. Sólo le quedaba enviar a sus editores aquellas dos páginas. La introducción ya estaba escrita. Lo único que le faltaba era…

Blandió la pluma henchida de valor, pues aquélla era una de las situaciones más terribles a las que se había enfrentado en su vida. Escribió, muy despacio, las preciosas palabras que conformarían la dedicatoria de su libro.

 “Para mi hija Irina. Mi inmortal.”

You still have all of me.

Quería escribir un relato sobre escritores para un día como el de hoy. Sé que ha quedado un poco triste, pero espero que os haya parecido bonito. Espero que disfrutéis muchísimo del Día Internacional del Libro y que vuestro amor por la literatura crezca un poquito más en este día.

Pasadlo muy bien. 🙂

Imagen: crepypasta.co

Y recordad que en la columna de la derecha podéis suscribiros a este blog para leer más historias cantadas.

Advertisements

One thought on “Cuando los sueños se cumplen (especial Día del Libro)

  1. My Immortal, es una de las canciones más hermosas, además de ser una de mis favoritas de Evanescence. El dolor de un hijo, no es tan fácil de expresar con simples palabras como lo hace Iris, nuestra protagonista.

    Curiosamente, hace unos días leí unos detalles detrás de esta canción: Ben Moody, que todavía era miembro de Evanescence, había escrito en memoria de su abuelo. Sin embargo, Wikipedia dice que la canción habla sobre un espíritu que se queda contigo después de que está muerto y te embruja hasta que realmente deseas que el espíritu se vaya, debido a que no te deja solo.

    Por lo tanto, debo felicitarte Cova. Es el mejor relato que he leído dentro de este blog.

    Espero que sea coincidencia, pero mientras leía el relato se me vino en mente una entrevista que le hicieron a Isabel Allende en la revista de Selecciones, con respecto al momento más difícil de su vida: la muerte de su hija, Paula.

    Gracias a ese momento, Isabel Allende le dedicó una memoria homónima.

    Saludos Karuna ^^

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s