Por ti

La noche es demasiado oscura. No hay luna, tan sólo una capa de plomizas nubes, de un gris parecido a las más oscuras cenizas, cubre el cielo sobre nosotros. Acaba de empezar a llover y cada pocos segundos, un rayo surca el cielo. El relámpago ilumina todo, y puedo ver el camino hacia el bosque. Es un alivio saber que me dirijo al lugar adecuado, pero también me llena de terror el pensar que pueden habernos visto.

Él pesa demasiado y no puede caminar bien. Es más, decir que puede caminar es una forma de pensar demasiado optimista. Apenas se arrastra. Tiene una herida terrible en el costado y mi mano se resbala al intentar sostenerlo, deslizándose sobre una mezcla de sangre casi negra y agua de lluvia. Pero no puedo abandonarlo allí.

RyM4Mi pelo está igual de empapado que el resto de mi cuerpo, mis ropas, y las de él. Quiero echarme a llorar, gritar y pedir ayuda, pero sé que nadie acudirá a ayudarnos. Estamos solos. Y, en realidad, por el momento, es lo mejor. Significa que no nos han visto.

—Sigue tú – consigue decirme entre jadeo y jadeo —. No vale la pena intentarlo.

—¡Ni se te ocurra decirme eso! – chillo en un susurro. Sigo queriendo romper a sollozar —. Te sacaré de aquí, aunque sea a rastras.

—Peso demasiado para ti, no creo que valga la pena que luches por mí. Pero aún puedes correr y salvarte.

—Te lo repito: no me vuelvas a decir algo así.

—Quién iba a pensar que podría traicionarnos…

Callé. Nunca me había fiado de aquel criado. No me extrañaba nada que hubiera abierto las puertas a nuestros enemigos. Ni que hubiera apuñalado a su señor en el costado como lo había hecho. En plena noche. De haber sido durante el día, los nuestros lo habrían descubierto y nos habrían socorridos. Menos mal que yo conocía los pasadizos de huida de nuestro castillo mejor que ellos. Menos mal que había sido capaz de reaccionar con rapidez.

Me abracé a él, mientras me tragaba el nudo que tenía en la garganta. Fue entonces cuando empecé a oír a los perros.

—Ya vienen. No van a cejar hasta estar seguros de que estamos muertos. Por favor… por favor…

—¡No! ¡Y no pienso volver a repetirlo!

Pesaba muchísimo, estaba destrozado y agotado. Un peso muerto, casi. Pero si lográsemos llegar al bosque, allí no podrían encontrarnos. Si nuestras posiciones hubieran estado invertidas, él me habría llevado hasta allí, me habría escondido, me habría cuidado sin descanso. Ya había arriesgado su vida por mí antes. Ahora me tocaba a mí devolverle el favor. Sólo había que aguantar, un paso tras otro; acabaríamos por llegar.

Los primeros pasos fueron los más difíciles, pero finalmente conseguí hacerme con el control de la situación. Empecé a sentir frío, mucho frío, pero conseguí no tiritar. Él arrastraba la mitad de su cuerpo, la otra mitad la arrastraba yo. Cruzamos la pradera que rodeaba las murallas del castillo. La tormenta parecía haberse suavizado, pero no la lluvia. Entonces volvieron los rayos. Y un inmenso relámpago alumbró el cielo y el suelo, descubriendo nuestra posición.

—¡Allí están! – una voz a lo lejos, que fue seguida de cascos de caballos, y ladridos.

Se acercaban.

—Por favor… — su voz sonaba suplicante, tuvo que dejar de hablar cuando el dolor volvió a estremecer su cuerpo —. Vete y déjame. Aún puedes correr.

—No vuelvas a decirme que no vale la pena seguir luchando – le contradije, sabiendo que la lluvia tapaba mis lágrimas mientras seguía tirando de él —. Ya estamos en el bosque. Encontraré el escondite… ¡mira, ahí está!

Uno de aquellos falsos montículos. Casi reptamos hasta allí, logré que se tumbara, me acosté junto a él y nos cubrí a ambos con aquel falso manto de hojas. Un escondrijo para los bandidos, para sus emboscadas… nadie nos vería. Sólo había que rezar por que los perros no nos olieran, no nos encontrasen. Contuve la respiración, en medio de la oscuridad, creyendo que iba a asfixiarme, sintiendo el frío de la lluvia, y su respiración junto a mí. Costosa, irregular. El tiempo parecía haberse detenido, se hizo eterno, hasta que, por fin, me llegó una voz lejana.

—Nos han dado esquinazo. Y aquí no podremos encontrarles. Podrían incluso tendernos una emboscada entre los dos.

En silencio, suspiré, aliviada. Aguardé aún un rato antes de descubrir el manto de hojas. Me giré para contemplarlo. A mi lado, él dormía. Al menos, me dije, aún respiraba.

—Vamos, tienes que hacer aún el último esfuerzo – le pedí mientras volvía a tirar de él, tratando de ayudarle a incorporarse—. Tengo que curarte esas heridas.

El día amaneció soleado en la cabaña del bosque. Aún no consigo explicarme cómo pude arrástralo hasta allí, prácticamente inconsciente. Ni cómo había podido quitarnos a los dos las ropas empapadas y envolvernos con mantas, que debían de llevar muchos años allí. Ni cómo logré limpiar y vendar la herida del costado de Robin, y tumbarme junto a él, tratando de darle mi calor, para que su pálida piel recobrase el color.

Él había dormido, entre jadeos y quejidos, toda la noche. Yo la había pasado rezando, abrazándole. Sin apartar mis ojos de él ni un solo segundo, analizando cada movimiento de la oscura y doliente silueta que luchaba por sobrevivir a mi lado.

A la luz del alba, pude ver que seguía teniendo mal aspecto, pero sus labios ya no estaban morados. Un ligero brillo de esperanza relumbró en sus ojos cuando los abrió y un rayo de sol lo cegó levemente.

—No sé cómo lo has logrado, Marian. Pero has salvado mi vida. A pesar del peligro y de…

—Moriría por ti – le corté, antes de tapar sus labios con un beso.

Yeah, I’d die for you.

You know it’s true:

Everything I do,

I do it for you.

Clic aquí para leer la letra en inglés y en español.

Advertisements

One thought on “Por ti

  1. Dramatizar la escena épica de una película es un buen ejercicio. El relato es conmovedor y romántico como la canción, ¡Enhorabuena, has revivido el efecto cinema!

    Saludos Karuna ^^

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s